j

 

Los artistas que participan en esta experiencia impulsada por el periodista Pius Pujades han querido rendir un homenaje al pintor y amigo Eduard Vila i Fàbrega, que inició la colección.

 

Eduard había pintado guijarros recogidos en la playa de Tossa a donde le envió el banco para el que trabajaba. Muchos años más tarde, algunos amigos le llevábamos cantos rodados elegidos en las calas de Colera, especialmente en la Rovellada. Y se puso otra vez manos a la obra.